Quantcast
El tiempo en: Rota
13/06/2021

Absit Invidia

Sin noticias de Dios

Las cifras de la macro y micro economía dibujan, con trazo grueso y fino, el desolador panorama que convive con el drama sanitario, y delinea la crisis social

Publicado: 05/03/2021 ·
17:25
· Actualizado: 05/03/2021 · 17:25
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Cielo despejado y soleado.
Autor

Pedro García Vázquez

Pedro García es periodista. Director de Informativos de 7 Televisión y Publicaciones del Sur

Absit Invidia

Con la esperanza de ser entendido por lo que pone, y por lo que no. Eso sí, sin ánimo de ofender ni en castellano, ni en latín

VISITAR BLOG

Es el nuevo número de la bestia: 1.002.104. Más de un millón de dramas en Andalucía, la cifra más alta de paro registrado desde hace más de cinco años. Si no fuera por las suspensiones de empleo, la región andaluza estaría en un récord histórico coincidiendo con la pandemia. Además, a día de hoy, uno de cada cuatro parados en España es andaluz. Triste liderazgo, aunque se veía venir.

Los economistas nos decían en 2020 que lo peor estaba por llegar, y vaya si ha sido así; el Banco de España nos informa de que el 40% de las empresas tienen problemas financieros; las organizaciones sin ánimo de lucro, multiplicando su caridad para llegar hasta donde las administraciones no lo consiguen; y, mientras, esperamos la llegada del maná europeo.

Pobreza.

Las cifras de la macro y micro economía nos dibujan, con trazo grueso y fino, el desolador panorama que convive con el drama sanitario, y nos delinea una crisis social. La diferencia, respecto al drama sanitario, es que no percibimos una vacuna económica. El antídoto farmacéutico nos ha mostrado un horizonte de esperanza -del que carecemos de momento en la economía-, según se incrementa el porcentaje de vacunados, descienden las estadísticas de contagios, ingresados y fallecidos y vemos que las residencias de mayores esquivan al virus. Es entonces cuando empezamos a soñar con el día después de la pandemia, pese a los permanentes sobresaltos que las cepas y la madre que las parió, nos provocan.

En la economía sólo tenemos, de momento, la esperanza de los fondos europeos y la tutela de Bruselas que mantendrá suspendidas las reglas de déficit y deuda en 2022 para que los gobiernos puedan seguir adoptando medidas de estímulo que impulsen sus economías y compensen el impacto de la pandemia. De la crisis económica a la social solo hay un paso, un pasito. Y ya lo hemos dado. Parece, por tanto, que desde el inicio de la pandemia carecemos de noticias de Dios, aunque aprieta pero no ahoga. Por tanto, esperemos que se produzca una desescalada de la crisis económica y social cuando hayamos salido de la sanitaria, es decir, el recorrido inverso al realizado durante los últimos doce meses.

COMENTARIOS