Quantcast
El tiempo en: Rota
Sábado 18/09/2021

Desde el Baluarte

Un carajal

Según la Real Academia Española de la Lengua, la palabra carajal alude coloquialmente a lo que resulta de un embrollo, de un enredo o de una confusión.

Publicado: 12/05/2021 ·
12:29
· Actualizado: 12/05/2021 · 13:08
  • Una de las vacunas contra el Covid-19.
Autor

Miguel Ángel Ruiz Anillo

Miguel Ángel Ruiz Anillo es asesor jurídico y colaborador social en diferentes proyectos con una dilatada experiencia

Desde el Baluarte

Desde el Baluarte el autor pasa revista a la actualidad social vista desde su construcción más justa

VISITAR BLOG

Según la Real Academia Española de la Lengua, la palabra carajal alude coloquialmente a lo que resulta de un embrollo, de un enredo o de una confusión. Se trata, por tanto, de una expresión muy castiza, muy española, que define un problema de índole organizativo en cualquier esfera.

En lo que nos incumbe y por lo que les escribo, España es un absoluto carajal tras la decisión del Gobierno de España de no ampliar el estado de alarma en la situación de pandemia que estamos viviendo.

Es cierto que hay que vivir, que hay que empezar a abrir nuestra economía a medida que la incidencia del virus vaya descendiendo pero, sin ningún tipo de discusión, no se puede pasar del todo a la nada, no se puede estar en una restricción total de movimientos y de horarios de estancia en las calles para ir a una indefinición total que implique lo que hemos visto este fin de semana en diferentes ciudades de España. Sí, al grito de “libertad” se ha celebrado el fin del estado de alarma como si hubiera sido esto el final de la pandemia del coronavirus.

Miren, que no les engañen, habrá acabado el estado de alarma pero no ha terminado el coronavirus, cada día mueren muchísimas personas y entran en nuestras Unidades de Cuidados Intensivos cientos de ciudadanos que ven peligrar su vida por haber contraído el coronavirus.

Estamos muy lejos de la añorada inmunidad de rebaño que ya veremos si realmente se consigue. Por ello, vuelvo a insistir en la necesaria responsabilidad que cada uno tenemos con respecto a esta situación y a esta enfermedad. Debemos seguir siendo cautos en los contactos sociales porque en cualquier momento podemos ser infectados por el virus.

Me sorprende como un técnico, como lo debe ser Fernando Simón, hace alusiones al final de coronavirus sin ningún tipo de rigor científico. No hay ningún estudio que indique que se vaya a acabar definitivamente con el virus. Entonces, ¿por qué se hacen este tipo de declaraciones avalando el modo de actuar del Presidente del Gobierno?.

Se necesita una armonización en cuanto a las medidas a tomar. No es lógico que haya diecisiete planes diferentes para nuestro país. No es lógico que los tribunales tengan que estar decidiendo sobre unas restricciones. Sobre este asunto no debería haber controversia ni discusión, la salud pública general, del conjunto del país, debería estar por encima de cualquier tipo de debate político o ideológico.

En este consenso debería estar el Gobierno de España, a la hora de ponerse al frente de la situación pero, desgraciadamente, una vez más, vemos como Pedro Sánchez está más en cuestiones de táctica electoral y de maquillaje de una situación que no olvidemos que es tremendamente grave.

COMENTARIOS